Connect with us

Atlántico

Arquidiócesis oró por profesionales de la salud en medio de pandemia del Covid-19

Publicado

en

Monseñor Pablo Emiro Salas durante el acto litúrgico.

Este Jueves Santo, la Iglesia Católica celebró la Misa Vespertina de la Cena del Señor en conmemoración de que Jesús instituyó el sacramento de la Eucaristía. 

La jornada inició con el gran Triduo Pascual, tres días en los cuales se celebra el único misterio Pascual de Cristo. 

Cada año, la Iglesia en este día da gracias por el admirable sacramento de la Eucaristía, por todos los sacerdotes del mundo entero y en este 2021 el Arzobispo de la Arquidiócesis de Barranquilla, Monseñor Pablo Emiro Salas, de manera especial oró por todos los profesionales de la salud, por los que están haciendo concreta la caridad y el servicio en estos tiempos de crisis. 

Igualmente, pidió para que cese prontamente esta emergencia “y para que nuestra caridad sostenga a quienes más lo necesitan”.

Esta celebración se llevó a cabo en todas las parroquias del Atlántico bajo las estrictas medidas de bioseguridad y cumpliendo con el aforo establecido del 35%. Se transmitió en vivo por el Canal Telecaribe, las plataformas digitales y redes sociales de la Gobernación del Atlántico, la Arquidiócesis de Barranquilla y de las distintas parroquias. 

El Arzobispo, Monseñor Pablo Salas Anteliz, presidió la ceremonia en la parroquia Santo Tomás de Villanueva del municipio de Santo Tomás, como parte de la Ruta de la Fe organizada por la Gobernación del Atlántico, la Secretaría de Cultura y Patrimonio y la Arquidiócesis de Barranquilla.

En su homilía, expresó: “Vivir la Cena del Señor es vivir el amor de Dios. Todo lo que brota de Dios es fruto de su amor. La vida cristiana debe vivirse en ese amor, en el proyecto de amor que Dios tiene para el hombre”. 

Acompañamiento en la ceremonia.

Y agregó: “El amor de Dios se ha expresado en Jesucristo a través de tres importantes momentos: 1. Como mi Padre me amó, el Padre que ama a su hijo. 2. El hijo que se entrega en obediencia a su Padre. 3. El Padre que entrega a su hijo por nosotros”.

También invitó a los católicos a permanecer en el amor de Dios, el cual se refleja en gestos de servicio a los demás, siguiendo el ejemplo de Jesús en la última cena al compartir el pan y el vino, así como el gesto de humildad del lavatorio de los pies, un llamado especialmente ante las circunstancias que estamos viviendo en el mundo entero a comprometernos con la vida del otro “y replantearnos esa manera de vivir egoísta en la que solo pensamos en nosotros, permitiéndonos aceptar que Cristo nos ama y perdona nuestros pecados, así como nosotros nos perdonamos a nosotros mismos y a los otros, viviendo desde la hermosura de cada momento que Dios nos regala”. 

Debido a las medidas establecidas de bioseguridad, este año, no se llevó a cabo el Lavatorio de los Pies, signo que tradicionalmente se realiza en conmemoración del gesto que Jesús tuvo con sus discípulos en la última cena.

Como es tradición, en cada una de las parroquias del Atlántico, se dispuso del Lugar de la Reserva para la adoración al Santísimo hoy Jueves Santo, a diferencia de años anteriores este lugar no quedó expuesto toda la noche sino hasta la hora permitida por el toque de queda.  

Devoción al Señor.

Finalizada la Eucaristía, en medio de cirios e incienso, el sacerdote cumplió con llevar el Santísimo Sacramento por la Iglesia hasta el Lugar de la Reserva. 

Después de un tiempo de adoración en silencio, el sacerdote y los ministros dieron paso al espacio de oración de los fieles. Allí, oportunamente se despoja el altar y se quitan, si es posible, las cruces de la iglesia. 

Si quedan algunas cruces en la iglesia, conviene que se cubran con un velo.

Devoción en firme durante esta Semana Santa en el Atlántico, en medio de las obligadas restricciones por la pandemia del Covid-19.

 

Fuente de la noticia

Publicidad
Click para Comentar

Deje un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Tendencia