Connect with us

Sucre

Aspirantes a cargos en la Dian denuncian fallas en las medidas para la presentación de las pruebas

Publicado

en

Foto tomada de la web de la Alcaldía de Bogotá.
Angeles

Aunque fueron muchos los llamados, denuncias y recursos judiciales previos a la realización de las pruebas para proveer cargos a la Dirección de Impuestos y Aduanas Nacionales (Dian), con el fin de aplazarlas para una fecha más segura para la salud, este lunes festivo dichos exámenes se llevaron a cabo.


Aspirantes de Sincelejo, única ciudad de Sucre habilitada para estas pruebas por la Comisión Nacional del Servicio Civil, se contactaron con este medio y denunciaron fallas en las medidas de bioseguridad en algunos sitios y en las medidas de vigilancia para garantizar la transparencia, así como aglomeraciones.

surtigas 2

Con respecto a las medidas de bioseguridad, uno de los quejosos –a todos les reservamos su identidad porque así lo pidieron– señaló de manera tajante que en la sede donde le correspondió, la principal de la Institución Educativa Técnico Industrial (ITI), hubo nulas medidas.

«Gente amontonada, no había lava manos, el salón sin barrer, el supuesto protocolo (de bioseguridad) no se cumplió. Los salones no tenían ni una ponchera para lavarse las manos. Por las sillas y eso no hay por qué quejarse, así son los colegios aquí», sostuvo.

Otro de los aspirantes aseguró que la sede donde le correspondió, el Instituto Cers, sí le habían ofrecido alcohol para desinfectarse tanto en la entrada a la sede como al salón, pero que el encargado de tomar las huellas dactilares para corroborar la identidad de quien presentaba la prueba, lo hizo de manera cuestionable. Esta persona no es empleada de Cers, sino de la logística, y se identificaron con chaleco de color salmón, añadió.

«Tocaba a todos con el mismo guante, eso no me pareció bien. Sí se respetó el aforo, que es de 50. En mi salón hubo 25 personas; en otros había menos, dependiendo del tamaño», describió.

Calidad cuestionada

Sobre la calidad de la prueba, operada por las universidades Sergio Arboleda y la del Área Andina, también hubo tachas.

«Imaginé un cuadernillo tipo Icfes, no fotocopias. El examen estaba dentro de una bolsa plástica que decía ‘Empacado bajo medidas de bioseguridad’. Era mentira, solo tenían una grapa al costado. Había errores de gramática, preguntas incompletas, sin puntos, errores al escribir», reprochó.

Este aspirante, del nivel profesional y quien pagó un PIN de 45 mil pesos, se preguntó qué habían hecho con el dinero, pues solo una hoja tenía buena presentación: la de respuestas, que era a color. Adicionalmente, cuestionó que no había gráficos o ilustraciones, solo texto.

«Supuestamente no estaba permitido el uso del celular, pero había algunos hablando delante del profesor», denunció otros de los aspirantes que presentó su prueba en el ITI.

¿Qué responden?

sucrenoticias.com buscó respuestas a estas quejas. Consultamos a la Alcaldía, como responsable de los colegios públicos donde hubo pruebas, así como a las universidades que operaron la logística y también al rector de una de las instituciones sobre las que hubo quejas. En el momento de escrita esta nota no había respuestas.

La Comisión Nacional del Servicio Civil había garantizado todo lo necesario. «La Universidad Sergio Arboleda y la Fundación Universitaria del Área Andina, quienes son el operador del concurso tienen toda la logística necesaria, así como las medidas de bioseguridad y de distanciamiento social para realizar con tranquilidad la aplicación de estas pruebas», informó vía web Richard Rosero, gerente del proceso de selección.

Sincelejo fue uno de los 42 municipios donde presentaron pruebas en el país, a partir de las 7:00 de la mañana, en más de 300 instituciones educativas. El concurso ofertó 1.500 vacantes y hubo 210 mil aspirantes.

Fuente de la noticia

Tendencia