Connect with us

Bogotá

Ataque a tiros a José en su carro

Publicado

en

Ataque a tiros a José en su carro

Una verdadera pantomima se vivió la noche del jueves en el barrio Atahualpa (Fontibón), lugar en el que un motorizado y su parrillero perpetraron un fuerte ataque a bala contra un señor que estaba parqueado en una variante con una acompañante.

En medio de gritos, un taxista y su pasajero casi frustran el asesinato esquivando los balazos, mientras los vecinos corrían de un lado a otro aterrados por el tenebroso suceso que acabó con la muerte de un reconocido paisano del sector.

Se trata del asesinato de José Horacio Vargas Guativa, de 55 años, quien recibió tres impactos de bala mientras estaba estacionado a pocas cuadras de su casa. Este asesinato sorprendió a los vecinos del hombre, quien fue baleado frente al lavadero de carros donde solía limpiar su automóvil y en presencia de un taxista y su pasajero.

Bala y terror…

El pasajero de un taxi, que recorría la Avenida Calle 24 con Carrera 111, observó un extraño sujeto que, montado en una moto, se acercó sigilosamente a un carro vinotinto estacionado en un cruce de la misma avenida.

“Nosotros estábamos prestando el servicio de parqueadero como a las 9:20 de la noche. El señor estaba parqueado esperando hacer el cruce cuando llegó una moto y se acercó al parecer con intenciones de hacerle daño, entonces el taxista se asomó y gritó: ‘¡Cuidado!’, se bajó del taxi y empezó a mover las manos para alertar al conductor.

Luego el de la moto agarró una pistola de su pantalón en menos de un segundo y el taxista echó a correr con el pasajero y pum pum pum, le dio al hombre del carro tres tiros en la cabeza”, contó ayer a Q’HUBO un trabajador del lavadero.

Pero ahí no acabó todo, pues el asesino tuvo intenciones de librarse de los testigos que estaban todavía a pocos metros del carro del fallecido: “enseguida el criminal le apuntó al pasajero y al taxista, y uno se puso a correr mientras el otro se puso a bailar y mover hasta las caderas para esquivar las balas asustado porque le iba a disparar.

En efecto, el de la moto echó dos tiros, uno le dio al taxi y otro de milagro le dio como en la hebilla del cinturón, sonó el rebote de la bala y por fin se voló en la moto el pistolero. El taxista y el pasajero casi se mueren del susto, pero se salvaron de milagro”, contó el empleado frente al lugar del crimen.

Aunque la suerte del pasajero y el taxista no la tuvo Vargas, quien ya estaba sin vida cuando el trabajador del lavadero llamó a la policía. “La señora con la que iba el señor salió del carro gritando y moviendo las manos diciendo: ‘¡auxilio!’, yo llamé a emergencias pero él ya estaba muerto”.

En la búsqueda…

Hasta la una de la madrugada estuvo una unidad del cuerpo de investigación del CTI, haciendo las labores de inspección del cadáver, y hacia las cuatro llegó una grúa a llevarse el automóvil como evidencia del ataque.

Las pistas que las autoridades tienen de este caso son pocas, pues las cámaras del sector no funcionan y solo cuentan con los testimonios de los testigos, quienes aterrados no pudieron establecer las características del malhechor que cometió el crimen.

Al parecer, José Horacio iba con una señora que le ayudaba con el aseo de la casa y, según algunos residentes del barrio que lo conocían, trabajaba transportando personas desde el aeropuerto.

“Él era camellador, llevaba gente en su carro, tenía familia, cuando lo mataron esa noche llegó una hija muy dolida a llorarlo, parece que tenía otra niña y hace poco había perdido a su esposa, no sabemos si tenía problemas, pero es duro lo que pasó”, cerró un conocido, cabizbajo, observando el lugar donde le quitaron la vida a José Horacio.

Etiquetas:

Asesinato

Crimen

crimen de taxista

disparos

Fontibón

muerto

tiros

Fuente de la noticia

Publicidad
Click para Comentar

Deje un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Tendencia