Connect with us

Huila

Club del Norte, en medio del vandalismo

Publicado

en

Club del Norte, en medio del vandalismo

Diario del Huila, Neiva

Por: Juan Manuel Macías Medina

Luego de los constantes disturbios que se han presentado en el norte de la ciudad, el sector comercial de los barrios Cándido y Santa Inés, ha reportado pérdidas económicas que ponen en vilo su situación económica. Es el caso del Centro Recreacional Club del Norte, un antiguo y reconocido sitio de piscinas que ha resultado gravemente afectado por estos hechos que se han venido presentando desde que iniciaron las protestas en el marco del Paro Nacional.

Lucía Motta Galindo, administradora del Centro Recreacional Club del Norte, anunció que las pérdidas por la incursión de personas encapuchadas son millonarias, según ella, quienes ingresaron acabaron con todo.

“Es la segunda vez que se nos meten estas personas, los daños que han generado ascienden a los $50.000.000. Nos dañaron totalmente la carpa que tenemos al lado de la piscina, nos dañaron también toda la reja que encierra la piscina, esas rejas las sacaron y las que no pudieron sacar, quedaron totalmente dañadas y metidas en la piscina. Hay otras dos rejas que utilizaron, creo que para defenderse y que también sacaron estas personas”, indicó.

Así mismo, la administradora del local detalló los objetos que fueron hurtados durante estos martes y miércoles, días en donde hubo enfrentamientos entre encapuchados y uniformados del Esmad.

“Nos robaron los computadores, los video beam, los micrófonos, los teléfonos, la loza, las sillas, las mesas. También abrieron la cafetería y se robaron todo lo que había allí, no dejaron ni siquiera un dulce. Ingresaron también a la parte de la cocina y lo que no se pudieron robar, lo dañaron. Con los disturbios de este miércoles ya son dos veces que se meten”, enfatizó.

Según Motta Galindo, las personas que realizan este tipo de actividades vandálicas, ya saben cómo ingresar y qué objetos son los que hay, por lo tanto, hay preocupación de que sigan presentándose estas alteraciones del orden público.

“La primera vez que entraron a las instalaciones no se llevaron todo, dejaron una parte. Como ya sabían cómo era la situación, entonces volvieron y vandalizaron y cogieron el resto que quedaba de las cosas. Con estos dos ataques la cifra es muy alta y nos tiene muy preocupados esta situación”, agregó.

Están de acuerdo con el Paro

La administradora del establecimiento no se explica la situación de la han sido víctimas, pues reconocen que están de acuerdo con el Paro Nacional, sin embargo, rechazan todas estas actuaciones que ponen en riesgo el trabajo de toda su vida.

“Yo estoy de acuerdo con el Paro Nacional, pero con lo que no estoy de acuerdo es con el vandalismo porque somos personas que también trabajamos para podernos sostener. En este momento los daños que nos causaron al parque, que somos una fundación que vivimos de entradas y de eventos, y que apenas estamos levantándonos de una pandemia, lo que hace es que nos quedemos sin empleo muchas personas. Pueden llegar a hacer el paro y estamos de acuerdo, pero no compartimos el daño que le hacen a la ciudadanía, somos gente humilde”, explicó.

Se han hecho a ‘pulso’

Según la gerente, el Centro Recreacional Club del Norte se ha hecho a ‘pulso’ y hoy, han tenido que anunciar el despido de sus trabajadores quienes por cerca de 40 años, han colocado un granito de arena para sacar adelante este icónico establecimiento de la ciudad de Neiva.

“El Parque del Norte no tiene quien lo sostenga, estos daños que nos ocasionaron nos dejaron sentados a todos los empleados. Desde la primera vez que nos hicieron el vandalismo, nos tocó reportar el despido de quienes trabajaban acá. Lo que se está viviendo hoy en día está haciendo que haya menos entradas porque a la gente le está dando miedo pasar por el sitio debido a que en cualquier momento se arman los disturbios”, sostuvo la directora en medio de la preocupación.

La mujer, no se explica cómo algunas personas han destruido en tan solo dos días, lo que por casi medio siglo han logrado construir, según ella, no son culpables y lo único que han hecho durante todo el tiempo de funcionamiento es prestar un buen servicio.

“Nosotros vivimos de esto, ¿por qué tienen que dañar las cosas?, no entendemos cómo se les ocurre dañar una empresa que lo único que hace es prestarle el servicio a la ciudadanía”, añadió.

 

Según trabajadores del Club del Norte, encapuchados ingresan al establecimiento y destruyen todo.

Claman ayuda de la Policía y consciencia a los encapuchados

Aunque la Policía, según indicó Lucía Motta Galindo, ha ido a evaluar las afectaciones que ha sufrido el Club, no han visto resultados, pues los disturbios continúan y los encapuchados siguen hurtando las pertenencias.

“Quienes ingresan al parque son personas encapuchadas. Se ha hecho un llamado al coronel que fue el que estuvo la primer vez que ocurrieron estos hechos, él estuvo presente, pero hasta el momento la Policía no ha podido hacer nada, no ha podido ayudarnos porque lo único que pasa es que van y miran y listo. No hemos tenido realmente un apoyo de alguien que nos ayude con esta situación y con las pérdidas que se están ocasionando”, señaló.

Motta Galindo, envió un mensaje a los encapuchados, para ella, esta no es la forma de protestar, pues no se está perjudicando al Gobierno sino al mismo pueblo.

“Dañando las instalaciones de los locales comerciales no le hacen ningún daño al Gobierno, estos daños no lo afectan, ellos siguen normal y los que nos afectamos somos nosotros el mismo pueblo. Nos toca esperar a ver qué seguirá pasando”, concluyó.

No solo el Club ha sido afectado

Varios comerciantes de la carrera Primera entre las calles 28 y 40 de los barrios Cándido y Santa Inés, también han reportado pérdidas económicas en los establecimientos. Aunque las pérdidas, en su mayoría, no son materiales, los cierres han perjudicado gravemente su economía.

“Nosotros apoyamos el paro y estamos de acuerdo con las protestas, pero no estamos de acuerdo con que el sitio en donde vivimos y tenemos nuestros negocios se vuelva un campo de combate. Las ventas de mi negocio se dan más que todo en las noches, y a esa hora es que se vuelve esto una guerra, nos ha tocado cerrar y no hemos completado ni para pagar servicios”, resaltó un comerciante del sector.

Así mismo, reveló que, a pesar de los disturbios, abren a media puerta para evitar que las ventas del día se pierdan.

“Estamos cansados de esta situación, yo personalmente abro el local a media puerta cuando se puede, pare vender así sea cinco mil pesos, pero las ventas se caen porque a la gente le da miedo salir a la calle”, puntualizó el comerciante.

 

Fuente de la noticia

Tendencia