14.3 C
Bogotá
miércoles, octubre 21, 2020

¿Debería España pedirle perdón a América?

Debe Leer

Tribunal dejó en firme condena de Otto Bula por caso Odebrecht

La Sala Penal del Tribunal Superior de Bogotá, dejó en firme la condena de cinco años y cinco meses...

Disney recupera un clásico ochentero: 'Willow'

La entrañable fantasía ochentera de "Willow" (1988) regresará a la pantalla con una serie de...

Capturan a 10 personas por corrupción administrativa en Ejército

Dentro de su política de cero tolerancia con la corrupción, el Ejército Nacional confirmó este...

Por elecciones en EE. UU., Twitter cambia reglas del ‘retuit’

La red social ha realizado varios ajustes para evitar el contenido que promueva la desinformación. Fuente de la Noticia

L ópez Obrador y secuaces han tenido la feliz ocurrencia de exigir a España que pida perdón a América. Al respecto se me ocurren dos preguntas. La primera: ¿quién debe pedir perdón? La segunda, ¿por qué debe pedir perdón?

Respecto de la primera, se me plantea la duda de por qué debe ser la España actual y los españoles actuales los que pidan perdón por las presuntas culpas de los antepasados de los americanos de hoy.

Más bien deberían ser los descendientes de los criollos los que pidiesen perdón. Los antepasados de los españoles allá se quedaron y no pudieron cometer fechoría alguna por acá.

Con respecto a la segunda pregunta, se me plantea el problema de saber por qué deberían pedir perdón, si tuvieran que hacerlo, los descendientes de los criollos.

¿Sería por lo que dijo López Michelsen?: “En verdad, entre las revoluciones políticas, jurídicas o morales, que han transformado la fisionomía nacional en el curso de los siglos, (ninguna) ha revestido tanta trascendencia como la creación de la audiencia de Santa Fe.

(Le puede interesar: ‘Quino está al lado de Cortázar, Sábato y Borges’: Vladdo)

No solo se organizó entonces por primera vez la entidad política que debía con los siglos dar origen a la actual República de Colombia, sino que fue también entonces cuando comenzaron a difundirse entre nosotros los beneficios de la civilización cristiana, y cuando de un pueblo bárbaro, compuesto de indios desnudos, antropófagos y polígamos, la sociedad de esta parte de América comenzó a transformarse en una organización cristiana y democrática en donde al poder del omnímodo cacique le sustituyó el concepto del Derecho Público”

Y a continuación surge otra pregunta: ¿a quién se debería pedir perdón? ¿A los descendientes de los que arrebataron las tierras de los indígenas, los cuales anduvieron reclamándolas durante un siglo de acuerdo a la legislación española? ¿A los de los que masacraron a los indios en las guerras contra los indígenas de Argentina, Chile o México durante el siglo XIX?

Por sentido común cualquiera sabe que las instituciones son fundamentales para el desarrollo económico.

Instituciones tales como el derecho de propiedad o la existencia de mercados, en especial del mercado de capitales, imprescindibles en una economía moderna, no pueden existir sin una aceptación generalizada de normas morales.

(Lea también: Fernando Quiroz recuerda a Mafalda, la brillante incómoda)

Estudiosos de la economía han establecido la correlación existente entre una religión en la cual Dios premia y castiga, con el desarrollo económico.

En concreto han mostrado cómo los países que han vivido más tiempo moldeados por la Iglesia católica se han convertido en países inusuales, Weird: Western, Educated, Industrialized, Rich, Democratic; o sea, occidentales, educados, industrializados, ricos y democráticos.

Entre las instituciones que impulsó la Iglesia católica está, en primer lugar, la familia monógama, nuclear, que juntamente con las instituciones educativas permitió la creación de capital humano e incrementar el capital físico transmitido por la herencia.
Otras instituciones importantes para la economía fueron las diversas asociaciones, como gremios, fraternidades, sociedades mercantiles. Además, los hospitales, desconocidos con anterioridad, y las universidades se crearon durante la Edad Media bajo el manto de la Iglesia.

Todas esas instituciones, que también se establecieron en el Nuevo Reino de Granada, han formado los rasgos psicológicos de las personas: más individualistas, menos conformistas, más honrados y más inclinados a tratos con extraños.

El manual de confesores

Podemos contemplar la moral difundida por la Iglesia en los manuales para confesores. A mediados del siglo XIX, el ilustre escritor colombiano D. Ezequiel Uricoechea publicó Gramática, vocabulario, catecismo i confesionario de la lengua chibcha, que recogía algunas publicaciones de los profesores de lengua mosca de Bogotá, para los doctrineros que atendían a los feligreses del territorio de población indígena.

En su apéndice, ‘Manual de confesores’, recoge las preguntas que debían hacer a los penitentes. Estas preguntas nos muestran claramente los valores que conformaban la sociedad y el trabajo paciente que se realizó para inculcarlos.

Con el primer mandamiento, amarás a Dios, se combatía la superstición: “¿Haste (sic) curado con algún hechicero?” o “cuando pierdes alguna cosa, ¿has ido a algún hechicero para preguntar por ella?”.

(Además lea: La feria del millón ahora a un clic de distancia)

El segundo mandamiento servía para combatir la mentira: “¿has engañado a alguno jurando fingidamente?”. O “siendo llamado de la justicia para testigo, ¿has jurado con mentira ante el juez?”.

El cuarto mandamiento era un baluarte que defendía la familia: “¿has socorrido a tus padres en sus necesidades y trabajos?”, “¿has maltratado a tu mujer o a tus hijos o criados? ¿Has dado a tu mujer e hijos lo que han menester?”.

El quinto era la defensa de la vida, incluida la ayuda al necesitado. Se insistía: “¿has dejado de socorrer al que viste en extrema necesidad para que saliese de ella?”.

Con el séptimo mandamiento se proponía una moral estricta en relación a los derechos de propiedad, tan útil para la buena marcha de la economía: “¿has hurtado alguna cosa? ¿Has hallado alguna cosa perdida y quedádote con ella? ¿Has engañado a otro comprando o vendiendo en alguna parte?”.

Por supuesto no estaban ausentes de las preocupaciones morales de los confesores los jornales que debían pagar los penitentes a sus trabajadores, pues los indios también contrataban obreros: “¿has pagado los jornales a los que trabajan en tu casa o labranza?”.

El Nuevo Reino de Granada gozó durante dos siglos y medio de la benéfica labor de la Iglesia, de forma que, en torno a 1800, estaba firmemente establecida la senda que conduce al bienestar económico.

Un círculo vicioso

Pero la revolución del 20 de julio de 1810 generó el círculo vicioso opuesto a lo que requieren una economía y una sociedad sanas. Como dijo Miguel Antonio Caro, en esa fecha se produjo una revolución política reflejo de las de Francia y Norteamérica, pero no la independencia ni el reconocimiento de los derechos naturales entre nosotros.

Gobernantes sin legitimidad de origen ni de ejercicio introdujeron una legislación contraria a la constitución del pueblo. Como lo expresó José Manuel Restrepo, ministro y amigo de Bolívar:

“Este examen del estado de una parte de los pueblos de Colombia, hecho por un hombre de tanta penetración como el Libertador, prueban una triste verdad. Tal es, que nos equivocamos desde el principio en todo el sistema de instituciones y leyes adoptadas para nuestras nacientes Repúblicas. Les dimos constituciones tomadas en gran parte de la República francesa y de los Estados Unidos.

Copiamos leyes que adoptaran naciones antiguas y más civilizadas que nosotros, sin consultar, según era debido, nuestras habitudes, usos, costumbres, religión, preocupaciones y demás circunstancias locales (…); el resultado fué una inquietud y descontento general con el nuevo órden de cosas. Asegurarse puede esto mismo de todas las Repúblicas nacidas de las colonias españolas. Aún no hemos visto en ninguna de ellas legisladores filósofos que escudriñando lo que existe en nuestros países, tomen los hechos por punto de partida, y no lo que enseñan los políticos franceses á quienes elegimos por guías, ó lo que disponían las constituciones de los Estados Unidos del Norte.

“Acaso de aquí proviene esa inquietud y descontento de las masas, que no decrece con el tiempo y después de tan largos ensayos: de aquí esas revoluciones periódicas en las nuevas Repúblicas, donde cualquier ambicioso mueve á los pueblos á su arbitrio, porque estos no tienen fe en la bondad de las instituciones y leyes que nos rigen, y tampoco las aman: de aquí esa mudanza frecuente de constituciones, que por lo común van empeorando, y que ninguna hace la felicidad de los pueblos de aquí pero seríamos difusos en extremo, si quisiéramos trazar el cuadro de los males que han producido nuestros errores políticos y legislativos.

“Mas, ¿cuál será el remedio y el sistema que debiéramos adoptar? De ningún modo nos juzgamos capaces de sugerirlo el problema está erizado de dificultades bajo de cualquier aspecto que se le considere, pues el mal es ya muy antiguo. Sin embargo, parece no quedarnos otro arbitrio, que no copiar leyes ajenas inadaptables en lo general para nosotros, y mejorar las instituciones existentes, tomando por basas los hechos y la experiencia (…)” (se mantiene la grafía original).

Moral y valores

Hubo, sin embargo, una época en la que aquí predominaban las instituciones que fomentaban los valores que han hecho el progreso del mundo moderno. El resultado de aquella moral y aquellas instituciones resalta al comparar la situación de hogaño con la de antaño.

Según el citado Restrepo, al cual no podemos acusar de parcialidad a favor del Antiguo Régimen, “un viajero podía recorrerla (la Nueva Granada) solo de un extremo al otro, sin que hallara ladrones ni salteadores que atacáran su persona o intereses; así había muy raros ejemplares de que a fuerza armada se robára en los caminos”.

Con respecto a la justicia manifestaba: “Es preciso decir con la severa imparcialidad de la historia que los miembros de las audiencias españolas desempeñaban sus elevadas funciones y administraban justicia con brevedad y rectitud. Pocas veces imponían la pena de muerte, y por lo común los oidores eran magistrados íntegros”.

La situación de la propiedad era la siguiente: “Las propiedades estaban repartidas con bastante regularidad. No habia grandes extensiones de terreno ocupadas por ricos hacendados, si exceptuamos algunas de Caracas; pero se encontraban muchos que fueran propietarios y que cultiváran los campos que babian heredado de sus padres, ó que esperaban transmitir á sus hijos. De este principio nacian muchos bienes (…)”.

Además, en aquellos tiempos, sigue contándonos Restrepo, los impuestos eran bajos; las fuerzas armadas, pequeñas, y los pueblos vivieron “en tranquilidad por tres siglos”.

El resultado de todo ello en el aspecto económico fue, entre otras cosas, que en torno al año 1800 los salarios medidos en términos de capacidad adquisitiva eran superiores en Bogotá a los correspondientes de Londres. Según los profesores Dobado y García, la capacidad adquisitiva del jornal promedio diario era para el cereal de 12,3 kg en Bogotá frente a 7,4 en Londres. Medido en poder adquisitivo de carne y azúcar, dos productos considerados en la época como de lujo, eran de 3,2 kg y 2 kg en Bogotá frente a 2,1 y 1,4, respectivamente, en Londres.

Quizás sea el momento de abandonar los repetidos intentos de marchar por caminos ajenos a nuestro ser y volver a deambular por los que nos hicieron prósperos y pacíficos.

AGUSTÍN IRAZOLA
Para EL TIEMPO

* Historiador de origen español, especialista en la prehistoria. Ha sido docente, entre otras universidades colombianas, en la Sergio Arboleda.

Artículo Fuente

Últimas Noticias

Tribunal dejó en firme condena de Otto Bula por caso Odebrecht

La Sala Penal del Tribunal Superior de Bogotá, dejó en firme la condena de cinco años y cinco meses...

Disney recupera un clásico ochentero: 'Willow'

La entrañable fantasía ochentera de "Willow" (1988) regresará a la pantalla con una serie de Disney+ en la que Warwick...

Capturan a 10 personas por corrupción administrativa en Ejército

Dentro de su política de cero tolerancia con la corrupción, el Ejército Nacional confirmó este miércoles, mediante un comunicado, que...

Por elecciones en EE. UU., Twitter cambia reglas del ‘retuit’

La red social ha realizado varios ajustes para evitar el contenido que promueva la desinformación. Fuente de la Noticia

Aerolíneas y OMS trabajan para reemplazar cuarentena con pruebas

La Asociación Internacional de Transporte Aereo está trabajando para establecer un sistema de pruebas que reemplace las cuarentenas obligatorias a...

Más noticias