Connect with us

Risaralda

«El oficio donde uno sale, pero no sabe si regresa»

Publicado

en

«El oficio donde uno sale, pero no sabe si regresa»

Róbinson Ospina

Los familiares de los 11 mineros que quedaron atrapados el pasado viernes a las 2.00 de la tarde, en una mina artesanal ubicada en la vereda El Bosque de Neira, Caldas, viven el drama del rescate de sus allegados. El invierno y el cauce del Río Cauca ha dificultado el trabajo. Una retroexcabadora resultó averiada. En el momento no se puede calcular el tiempo en que se pueda tener noticias de los hombres que están bajo tierra y agua.

La vereda El Bosque es un sector donde se encuentra gente amable, trabajadora y enérgica, que llevan toda su vida dedicada al oficio de buscar el oro en minas ubicadas en la rivera del río Cauca, saben el riesgo que corren, pero aún así lo hacen porque consideran que es la única forma de llevar sustento hasta los hogares.

María Patricia Tapazco Torres, es la madre de Juan David Bedoya Tapazco, uno de los mineros sorprendidos por el Cauca mientras buscaba oro. Minera desde niña, levantó a sus hijos buscando una suerte dentro de los socavones, hoy el destino la tiene, no solo lamentando esta tragedia, sino huyéndole a las autoridades que persiguen a los mineros artesanales por considerarlos ilegales.

«Lo único que yo le digo al Gobierno nacional es que el medio de sustento de nosotros siempre ha sido la minería, yo me enfermé y a mi hijo le tocó meterse a trabajar desde temprana edad, él quiso estudiar, pero no hubo como. Le digo al presidente de la República, que es muy triste que nos cojan y nos traten como delincuentes, ¿Por qué a las personas que le están haciendo daño al país o las multinacionales no las persiguen»?

La mujer agregó que en ocasiones les toca salir corriendo para no ser capturados y dejar la mina con agua y es ahí donde queda peligrosa. Por el caserio ubicado al lado de la carrilera por donde alguna vez pasó el tren de carga, los rostros de tristeza dan cuenta de la magnitud de lo acontecido.

Marisol Arredondo Cardona, es la esposa de Edwin Felipe Tabarquino Morales, otra víctima del infortunado acontecimiento y explicó que el hombre del que se enamoró siempre fue minero. «Algunas veces no hacía mucho, en estos días la mina ha estado mala, tenía jornales de 10, 20 o 30 mil pesos, sin embargo el lo hacía porque era la manera de entrar comida a la casa y poder correr con nuestros gastos», indicó.


¡Se salvó de milagro!

Jhoan Mauricio Tabarquino es un sobreviviente. Su corazón hoy está de luto pues perdió a tres de sus hermanos, Diego Fernando, Milton Alexis y Edwin Felipe de 29, 24 y 26 años. «Ese día yo estaba trabajando con ellos, fue un día normal, desayunamos y entramos a la mina, cuando de un momento a otro la plumera dijo se entró el río, yo no creí mucho hasta que miré y el hueco se había llenado en cuestión de segundos, me salvé porque estaba lavando la tierra que ellos sacaban».

Hay que correr el Cauca


Las lluvias y el cauce del río ha dificultado la operación para sacar las personas y en las últimas horas una retroexcavadora se averió, sin embargo el trabajo con las diferentes entidades de socorro y demás autoridades viene avazando de manera segura. «Es necesario construir un jarillón, que es una estructura que nos permite disminuir o taponar el ingreso de las aguas del río, para posteriormente sacar a los trabajadores», explicó Javier García, vicepresidente de Seguimiento, Control y Seguridad de la Agencia Nacional de Minería.

Fuente de la noticia

Publicidad
Click para Comentar

Deje un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Tendencia