Connect with us

Córdoba

Eterna sequía, la ‘pandemia’ que nadie cura en los campesinos de la margen derecha de San Pelayo

Publicado

en

Los campesinos de la margen derecha de San Pelayo han asumido con entereza los efectos del coronavirus como en el resto del mundo, pero la cura para la eterna ‘pandemia’ de la sequía no aparece por ningún lado.

En la vereda Providencia empieza el sufrimiento de los coterráneos del requintista y cantautor Noel Petro ‘el Burro Mocho’. No hay agua potable para tomar, cocinar y para los quehaceres, mientras el abandonado brazo del caño Bugre, de aguas putrefactas y estancadas, también se omite en la agenda estatal.

El recorrido de la sed inicia en el pueblo del autor de ‘Azucena’ y ‘el Conejo Pelao’, pasa por las Lauras, Caimán, el Retiro, el Chiquí, Cienegueta y más poblaciones tocadas por el olvido, como si existieran en el calendario únicamente cada cuatro años.

Lea También
Córdoba sigue con reportes bajos de Covid: hoy 197 contagios y 9 muertos

Eterna sequía, la ‘pandemia’ que nadie cura en los campesinos de la margen derecha de San Pelayo - Noticias de Colombia

Para no dejarse morir los moradores deben abastecerse en carretas que arrastran en motocicletas desde poblaciones rurales de Cereté, o cuando aparece el negociante que le saca provecho a la desidia gubernamental y que surtido con un pequeño carrotanque ofrece la caneca de 20 litros a 700 pesos.

Cada familia debe comprar al menos 10 canecas que consumen en un lapso no mayor a cinco días, una cuenta más onerosa que cualquier factura y que se paga con el sudor y el esfuerzo físico del jornal que se gana a puro machete.

Eterna sequía, la ‘pandemia’ que nadie cura en los campesinos de la margen derecha de San Pelayo - Noticias de Colombia

“Hace más de un mes no recibimos una gota de agua y cuando llega debemos abastecernos desde los pozos con la ayuda de electrobombas. Realmente se extinguen las esperanzas de tener un trato digno, con un servicio tan importante… no es justo”, reclama un airado poblador, estudiante universitario, fatigado de la carga que lleva en bicicleta desde las albercas del acueducto en el corregimiento Puerto Nuevo.

Lea También
Los indígenas que hoy se encontraban en el centro de Cali pidieron el apoyo de las autoridades, son de la comunidad Embera Katío.

En el lugar, diagonal al cementerio del pueblo, deslucen dos ‘torres gemelas’ que deberían proporcionar el preciado líquido a los sedientos habitantes, pero la intención política para lograrlo se parece tanto al agua que le niegan a la gente: es insípida e incolora. Con información de:  Gs Noticias.

Compartir en




Fuente de la noticia

Publicidad
Click para Comentar

Deje un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Tendencia