Connect with us

Santanderes

La Lustrabotas Que le Ganó Tutela al Alcalde Yáñez

Publicado

en

La Lustrabotas Que le Ganó Tutela al Alcalde Yáñez

Hace 20 años huyó de la zona de el Catatumbo en pleno apogeo de la guerra entre guerrilla y paramilitares a comienzos del nuevo milenio. Cogió los tres chiros que tenia, se montó en un bus con sus tres hijos y muerta de miedo agarró despavorida hacía Cúcuta. Tenía apenas 23 años de edad.

Así Nohemí García y sus tres pequeños hijos se convirtieron en una familia campesina mas desplazada por culpa del conflicto armado en Colombia. «Un día llegaron los guerrilleros al rancho y nos dijeron que teníamos que irnos de Inmediato o sino nos mataban a bala».

En Cúcuta no tuvo otra opcion que ejercer como empleada de servicio doméstico. «Eso es una humillación muy grande. Se aprovechan los patrones que uno es pobre, sin estudio y campesino y lo tratan mal». Se retiró de ese oficio y un día llegó al parque Santander, por allá en el año 2001. «Un señor me dijo que el trabajo de lustrabotas era fácil. Aprendí rápido, y así, a punta de betún, trapo y cepillo he sacado a mis hijos adelante y les he dado estudio. Yo le debo todo al Parque Santander»

Pero en noviembre pasado, 22 años después de su primer desplazamiento forzado a causa de la guerra, Nohemí es nuevamente desplazada a la fuerza, pero ahora no por la guerrilla, sino por la Alcaldía de Cúcuta, que mediante un decreto prohibió a toda persona realizar negocios o ventas ambulantes dentro del Parque Santander. «Porqué? Eso es injusto. Somos trabajadores. El Parque Santander es nuestra casa. No nos puede el alcalde hacernos eso».

Pero lo hizo. La medida ha afectado a Nohemí y más de diez lustrabotas más que les tocó buscar trabajo en otra parte de la ciudad. «Yo vivo hoy de la limosna…( lágrimas)…me paro siento donde puedo pero la policía no me deja trabajar en la calle. Mis clientes de toda la vida son lis que me regalan unos pesitos de vez en cuando y son ellos quienes me ayudan a sobrevivir».

Nohemí no se rindió. Busco ayuda jurídica y ganó la batalla. «Le hemos ganado una Tutela a la Alcaldía de Cúcuta alegando el Derecho al Trabajo. Un juez justo falló a nuestro favor en defensa de una mujer cabeza de hogar y desplazada por la violencia», manifestó Yolanda Olarte, abogada de Nohemí, de los fotógrafos del Parque Santander y vendedores ambulantes. Pero aunque la Tutela ordena a la alcaldía permitir que la lustrabotas ejerza su labor en el parque, la realidad en la práctica es otra. «La Alcaldía de Cúcuta ha desconocido la Tutela y Nohemí no ha podido retomar su trabajo aquí hasta que otro juez impugne la otra Tutela que ha interpuesto la administración municipal y ese fallo se conocerá sólo hasta después de Semana Santa», señaló la abogada.

Entre tanto Nohemí seguirá rebuscándoselas para ayudar a sostener su hogar. » Alcalde Yáñez, usted gana buen sueldo, tiene trabajo y no pasa hambre. Piense en nosotros por favor. Vea lo que usted nos ha puesto a sufrir», manifestó Nohemí con voz entrecortada mientras me pedía que apagara la cámara.

Fuente de la noticia

Publicidad
Click para Comentar

Deje un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Tendencia