14.3 C
Bogotá
martes, octubre 20, 2020

La obra de Verónica Lehner es la metamorfosis de la cotidianidad

Debe Leer

Misión médica ha recibido 242 ataques en lo corrido del año

Debido a la pandemia por Covid-19 y la falsa información sobre la misma, se ha incrementado de manera importante...

Fabián Ríos pide ayuda: "Mi tío se perdió y tiene problemas de depresión"[VIDEO]

Fabián Ríos, actor de 'Sin Senos si hay paraíso', acudió a sus redes sociales para pedir la ayuda especialmente...

Juez concede libertad condicional a Jorge Noguera, exjefe del DAS

El Juzgado 29 de ejecución de penas de Bogotá le concedió la libertad condicional a...


Verónica Lehner había decidido irse de Colombia y establecerse en Berlín, la ciudad donde había hecho su maestría en Estrategias del espacio y que, de alguna manera, había dictado el rumbo que tomó su obra: una inteligente y sofisticada mezcla de pintura y escultura. Sus piezas son pinturas vivas sobre objetos inesperados; bolas gigantes de papel que tienen colores vivos, ladrillos de cerámica; palas y ladrillos pintados de un blanco impoluto.

Lehner acababa de desmontar su exposición en el Mambo; alistó maletas. Cerró su estudio y su apartamento en Bogotá, pero antes de partir a Alemania, decidió ir a Cali para despedirse de sus papás. Y estalló la pandemia. Se cancelaron los vuelos y solo pudo viajar varios meses después.

Encuentre todas las obras sobre la pandemia de la alianza entre el Mambo y EL TIEMPO.

Se acomodó al ritmo de su familia, pero –como artista–empezó a sentir la falta de espacio. Y empezó a observar todo con mayor detenimiento y todos los fenómenos que ocurrían con la pintura; con los objetos. Empezó a entender su alquimia. A mezclar. A ver detenidamente qué pasaba con el acrílico; con los óleos, en descubrir cuál era su comportamiento en la quietud y en el tiempo muerto de la pandemia. Y de ahí salió la obra que hizo para EL TIEMPO y para el Mambo.

Hizo varios experimentos y logró que la pintura se convirtiera en una especie de plastilina; la convirtió en un objeto que podía amasar, estirar o moldear a su gusto. Trabajó con lo que tenía a mano; aprovechó los recipientes de los domicilios y las cocas donde guardaba la comida en la nevera. Y nació esta pieza: una pieza que resume la inmovilidad de la cuarentena y la visión permanente de objetos cotidianos que antes pasábamos por alto.

La artista plástica Verónica Lehner nació en Cali, en 1980.

Foto:

Cortesía del artista

“La pintura expandida de Lehner desafía las características ontológicas de este medio; desde la superficie, el color, la textura y la bidimensionalidad hasta los ‘límites’ mismos del marco (G. Simmel). En esta obra, Lehner confía en la densidad simbólica del azul, un color conectado a sentidos de armonía y equilibrio que siempre se ha investido de valores espirituales, tanto en las religiones orientales –en el budismo– como en las occidentales –en el cristianismo–, dice Eugenio Viola, curador jefe del Mambo.

Encuentre otras noticias de Cultura y Entretenimiento

FERNANDO GÓMEZ ECHEVERRI
Editor de Cultura EL TIEMPO
En Twitter: @LaFeriaDelArte



Artículo Fuente

Últimas Noticias

Misión médica ha recibido 242 ataques en lo corrido del año

Debido a la pandemia por Covid-19 y la falsa información sobre la misma, se ha incrementado de manera importante...

Fabián Ríos pide ayuda: "Mi tío se perdió y tiene problemas de depresión"[VIDEO]

Fabián Ríos, actor de 'Sin Senos si hay paraíso', acudió a sus redes sociales para pedir la ayuda especialmente a Colombia sobre cualquier información...

Juez concede libertad condicional a Jorge Noguera, exjefe del DAS

El Juzgado 29 de ejecución de penas de Bogotá le concedió la libertad condicional a Jorge Aurelio Noguera Cotes, condenado...

Amazon comienza a pagar a usuarios que compartan tickets de lo que han comprado fuera de su tienda: 10 dólares por 10 tickets

Gran parte del negocio del comercio electrónico de Amazon se basa en conocer las preferencias de cada usuario para ofrecerle los productos...

Más noticias