12 C
Bogotá
martes, septiembre 22, 2020

La verdadera historia del ‘Plan Marshall’ (el original)

Debe Leer

Plata del Fome puede usarse para investigaciones de vacuna de covid-19

Las investigaciones para la vacuna contra la covid-19 y el anticipo solicitado por las farmacéuticas...

Asesinaron empleado de confianza de 'Beto' Rentería en vía hacia Tuluá

El asesinato de un empleado de la que fue una hacienda de Carlos Alberto Rentería...

¿Se debe volver Colombia un estado federal?

Una de las lecciones que ha dejado la pandemia de covid-19 en Colombia es la...


¿A quién se le ocurrió bautizar “Plan Marshall” al conjunto de medidas diseñadas por la alcaldesa Claudia López para reactivar el empleo y la economía de la ciudad, afectada este año por la pandemia? ¿Por qué una referencia tan directa al histórico plan de reactivación económica después de la II Guerra Mundial?

La iniciativa que llegará al Concejo de Bogotá en dos proyectos de Acuerdos, los cuales incluye $2 billones de incentivos tributarios, que será presentado esta semana; y $11 billones de cupo de endeudamiento para impulsar la recuperación de la capital del país, tiene un nombre que posiblemente poco o nada le dice a las nuevas generaciones.

(Puede leer: Abecé del proyecto de reactivación económica de Bogotá)

En España lo asocian con una maravilla película titulada ‘Bienvenido, Mister Marshall! de 1953 dirigida por Luis García Berlanga, y considerada una de las obras maestras del cine ibérico.

Muestra a un típico pueblo de ese país en el que sus habitantes recurren a la imaginación para seducir a los representantes de Estados Unidos quienes, creen ellos, vendrán a sacarlos de la pobreza.

Después de invertir sus menguados ahorros se quedan con la boca abierta porque los gringos cruzaron de largo.

Esta es precisamente una de las críticas que históricamente más se la ha hecho al “Plan Marshall”: la inequidad en la distribución de los recursos. Privilegiando a los países del norte y olvidando a los del sur.



La historiadora Nieves Concostrina, en un espacio en la Cadena Ser, recuerda que curiosamente, “uno de los países que más ayudas y dinero recibió, fue precisamente el que había arruinado a todo el mundo e inició la guerra: Alemania”.

La otra tiene un componente ideológico pues se ha escrito que este fue usado como un muro de contención para frenar el avance del comunismo que en la época amenazaba con tomarse buena parte del viejo continente.

(En otras noticias: ‘Hay riesgo de que haya monopolio de la vacuna del covid’: Cancillería)

Era una amenaza tan real como inquietante. Nada parecía detener al ambicioso Stalin. En 1946, Winston Churchill , antiguo primer ministro británico, denunció que “un telón de acero” había dividido el Viejo Continente.

“En un marco definido por la pobreza y las privaciones, los partidos comunistas alcanzaban un amplio respaldo electoral. Para las potencias occidentales, evitar este avance se convirtió en una prioridad absoluta”, escribe Bernardo Mendoza en un detallado artículo publicado en La Vanguardia de Barcelona.

En marzo de 1947, agrega el mismo autor, el presidente norteamericano Harry S. Truman enunció la doctrina que lleva su nombre sobre la contención del comunismo. Estados Unidos, afirmó, debía “tener por norma ayudar a los pueblos libres que se resisten a los intentos de subyugación por parte de minorías armadas o de presiones externas”.

Para garantizar la viabilidad de las democracias occidentales, Estados Unidos puso en funcionamiento un plan de ayuda económica masiva, siempre según Mendoza.

Su artífice fue el secretario de Estado norteamericano, el general George C. Marshall. En 1947, durante un importante discurso, Marshall declaró que su país iba a hacer todo lo necesario para garantizar la salud económica de Europa, “sin la cual no puede haber ni estabilidad política ni paz asegurada”.

En reconocimiento a su tarea, el general Marshall recibió el premio Nobel de la Paz en 1953. ¿Supuso su plan un éxito económico? Algunos especialistas responden afirmativamente, pero otros señalan que la recuperación europea se inició antes de la ayuda.

(Además: ‘Hoy fui reseñado como preso #1087985’: Álvaro Uribe)

El programa habría contribuido, como mucho, a que el crecimiento del Viejo Continente fuera sostenido y no se detuviera por falta de capitales.

En cuanto a los resultados desde el punto de vista social, resultan más cuestionables, dice Mendoza. Los países europeos tuvieron que adoptar una política basada en el recorte del gasto público, lo que repercutió en el descenso del gasto social. Rentas bajas y pobres niveles de consumo para las clases trabajadoras.

En lo que sí hay consenso es en la enorme cantidad de dinero que requirió el Plan. 13 mil millones de dólares (alrededor de 87 mil millones en dólares actuales).

A pesar de las opiniones encontradas, el Plan Marshall tiene muy buena imagen entre los líderes políticos. Es difícil encontrar un rincón del mundo –sea Africa, Europa del Este o América Latina, en donde los mandatarios no hayan propuesto un Plan Marshall para resolver los problemas existentes.

Como lo acaba de hacer Claudia López en Bogotá.

POLÍTICA
Escríbanos sus comentarios al Twitter: @PoliticaET



Fuente de la Noticia

Últimas Noticias

Plata del Fome puede usarse para investigaciones de vacuna de covid-19

Las investigaciones para la vacuna contra la covid-19 y el anticipo solicitado por las farmacéuticas...

Asesinaron empleado de confianza de 'Beto' Rentería en vía hacia Tuluá

El asesinato de un empleado de la que fue una hacienda de Carlos Alberto Rentería aumentó las preocupaciones, interrogantes y...

¿Se debe volver Colombia un estado federal?

Una de las lecciones que ha dejado la pandemia de covid-19 en Colombia es la necesidad de revisar el modelo...

La acusación contra Facebook de ‘espiar’ a usuarios en Instagram

Facebook Inc. ha sido objeto de una demanda nuevamente, esta vez por espiar presuntamente a usuarios de Instagram a través...

Más noticias