Connect with us

Sucre

Mayo estuvo marcado de violencia en los Montes de María de Sucre

Publicado

en

Mayo estuvo marcado de violencia en los Montes de María de Sucre

El Centro de Pensamiento de la Universidad del Norte informó que en los Montes de María en Sucrehubo en mayo, el mes que acaba de terminar, un triste panorama en materia de seguridad, lo que pone en riesgo a la población civil.

Lea también:

 

El informe revela que durante el pasado mes de mayo hubo asesinatos, amenazas a líderes sociales y un secuestro que evidencian como poco a poco las autodenominadas Autodefensas Gaitanistas de Colombia o Clan del Golfo, al igual que la delincuencia común están afectando la seguridad de la región.

Uno de estos casos ocurrió el 13 de mayo y está relacionado con las amenazas contra campesinos de Ovejas, Morroa, Colosó y San Onofre a través de panfletos firmados por las Autodefensas Gaitanistas de Colombia (AGC).

El informe también destaca que ese grupo ilegal, mediante un paro armado, solo permite la circulación entre 6:00 a. m. y 6:00 p. m. en 11 corregimientos y 12 veredas del departamento de Sucre.

El asesinato al que se refiere el Centro de Pensamiento ocurrió la noche del sábado 22 de mayo cuando una camioneta transitaba hacia el corregimiento de Pijiguay y fueron atacados a bala en la vereda Buenos Aires, de Ovejas. Un niño de 7 años, ocupante del vehículo, resultó ileso.

Otros cuatro homicidios, para un total de cinco durante mayo en las montañas de María, se registraron en el municipio de San Onofre en diferentes circunstancias.

Precisamente, por estos hechos de inseguridad campesinos de Ovejas protestaron frente a la Alcaldía de esa población para exigir garantías pues consideran que hay grupos de paramilitares operando en la zona.

El secuestro que documentó el Centro de Pensamiento de la Universidad del Norte es el de un fumigador que fue contratado para Palo Alto, corregimiento de San Onofre, y una vez allá delincuentes le exigieron $8 millones por su liberación. El Gaula de la Infantería de Marina consiguió rescatarlo y denominó el caso como un “falso servicio”, que consiste en que delincuentes pidan algún servicio como pretexto para secuestrar.

Fuente de la noticia

Tendencia