Connect with us

Huila

Parque Andino, monumento nacional, busca reinventarse

Publicado

en

Al fondo la antigua estación del ferrocarril resguardada por uno de los mitos que también le dan nombre al parque.

DIARIO DEL HUILA, CIUDAD

Por: Hernán Galindo

El Parque Andino está ubicado en un sector tradicional de Neiva, en el barrio Altico, en límites con Calixto, la sede de la Universidad Nacional a Distancia y cerca al Hospital Hernando Moncaleano, en la antigua Zona Rosa de la ciudad, que pretende resurgir.

Se han establecido y, también, reabierto restaurantes, bares, almacenes de venta de vehículos, heladerías, droguerías y ventas de frutas. El lugar es apetecido por su ubicación, alta circulación de vehículos y ser paso obligado hacia el oriente, norte y sur de la ciudad.

Al fondo la antigua estación del ferrocarril resguardada por uno de los mitos que también le dan nombre al parque.

Ubicación y dolientes

Diario del Huila visitó el Parque y pudo conocer de parte de quienes laboran o pasan por el lugar de los problemas que viven a diario y que “tienen que ver con la falta de presencia institucional”, como lo sostiene Francisco García, administrador de una droguería cercana, desde hace 20 años.

En la parte posterior de emblemático sitio está la antigua estación de ferrocarril, que le dio el nombre inicial, “Parque Estación del Ferrocarril. Monumento Nacional y Patrimonio Histórico y Arquitectónico del Huila, por su arquitectura que data de 1915”, dice doña Marina, propietaria de una heladería

Recuerda que ha sido sede de la Casa de la Cultura y del Parque Andino, de eventos culturales y, dentro de la evolución del lugar, se ubicó allí el Parque Mitológico, donde se observan estatuas de los principales personajes de las leyendas huilenses.

En el recorrido, solo pudimos observar la parte exterior del edificio que luce en buen estado, porque permanece cerrado.  “Hay un vigilante”, nos comenta Carlos Martínez, el celador del restaurante que se está readecuando en los antiguos vagones y locomotora, que algún día hizo parte de uno de los trenes que llegaban a la ciudad.

Las jardineras lucen en buen estado. Están bien cuidadas

Las jardineras lucen en buen estado. Están bien cuidadas

Los vagones y la locomotora lucen recién pintados, de color negro, con   matices rojos en los rebordes y amarillo en la zona baja de los vagones y la locomotora.

“Yo cuido aquí, afuera, y, como ve, se está readecuando el lugar. Los patrones pretenden reabrir el restaurante que funcionó hasta antes de la pandemia. Están en lo de los permisos y esos trámites” dice, mientras barre el corredor de la zona que le corresponde cuidar.

Sobre la antigua Estación, cuenta, lo que ha conocido, es que se establecerá un museo, pero no tiene clara la temática, que vaya a mostrar.

“Al Parque le hicieron un mantenimiento e intervención hace cerca de un año, con arreglo de las jardineras, las figuras de los “mitos” que se encuentran en el lugar, pero luego lo han dejado a la deriva, no hay un doliente” sostiene García.

Así lo podemos constatar. Las jardineras lucen con plantas que se ve tienen un buen mantenimiento, y las figuras se nota que fueron retocadas, pero comienzan a evidenciar el paso del tiempo, del sol y el agua, el desgaste normal.

“Lo que hace falta es que haya un administrador o que se lo entreguen en comodato a la asociación de comerciantes”, interviene Luis Ramírez, propietario de un almacén de motos en la zona.

La fachada de la antigua estación luce en buen estado. Estaba cerrada

La fachada de la antigua estación luce en buen estado. Estaba cerrada

Ya hicieron un intento para que los dejaran encargarse del mantenimiento del parque.

“Comenzamos una campaña y hasta una colecta para conseguir los recursos que nos permitieran atender el mantenimiento, pero la respuesta es que no podíamos, porque eso le corresponde al Municipio”, comenta, con resignación.

Caminar por el sitio es agradable, aunque al entrar en detalles, los pisos no lucen en buen estado, igualmente sucede con las graderías que servían para observar los espectáculos que se presentaban allí.

Además, se puede observar a simple vista basuras que se acumulan especialmente en los rincones de la edificación. Igualmente, se han arrojado unos neumáticos de bicicleta que le dan mal aspecto a la zona sobre la calle octava.

Rodrigo Pérez, vigilante en uno de los restaurantes, interviene y recuerda: “Aquí se han presentado espectáculos musicales, folclóricos y de otra índole, especialmente en San Pedro. En época de Navidad también ha servido para la realización de las novenas, con iluminación especial y todo eso”.

Agrega que especialmente los fines de semana en la plazoleta se ubican los grupos vallenatos o de mariachis a la espera de los clientes que los contraten para una serenata o para una fiesta.

Los viejos vagones del tren servirán de nuevo como un restaurante que se abrirá próximamente al público

Los viejos vagones del tren servirán de nuevo como un restaurante que se abrirá próximamente al público

Al igual que en otros sectores de la ciudad no se dejaron de escuchar voces que reclaman mayor seguridad. Lucía Molina, una vendedora de motos, manifestó que especialmente en las horas de la tarde se reúnen jóvenes a consumir sustancias sicoactivas con lo que esto trae anexo como robos y atracos.

“No podemos dejar que el Parque coja mala fama”, interviene, Gonzalo Toro, un vendedor de lotería que vive cerca en el barrio Calixto Leyva. Este parque contiene parte de la historia de nuestra mitología y las leyendas, es uno de sus atractivos, añade.

Las zonas verdes

Lo mejor que tiene el parque son las zonas verdes, con plantas que se nota les hacen, poda y las riegan.  Es evidente el buen estado y verdor de las áreas.

Claudia Segura, una estudiante de la UNAD, dice que recuerda que el parque se intervino dentro de un convenio en el que participaron las Empresas Públicas de Neiva y la Secretaría de Medio Ambiente y Desarrollo Rural, para comenzar la recuperación, mejoramiento, manteamiento y conservación de zonas verdes de la capital Opita.

Las basuras afean el costado sobre la calle octava

Las basuras afean el costado sobre la calle octava

Historia

Después de la década de 1930, Neiva, le dio la espalda al río y toda la dinámica comercial, turística y de festividades populares e igualmente el servicio de taxis urbanos se instalaron en la estación del tren, es decir en la Carrera 16 No. 7-45 Barrio Altico.

Fue el comienzo de la era del tren. Y todo comenzó hacia 1938 cuando se inauguró la Estación del tren. Con esta vía férrea, autopista por muchos años (puede decirse que hasta 1988 cuando se hizo el último viaje) se fortaleció el comercio y se amplió la oferta de turistas.

De manera que las vías férreas abrieron una ventana más para conocer la ciudad. La llegada del tren en Neiva era motivo de celebraciones. Era una alegría ver el gran comercio de los productos sacados de esta tierrita: ganado, arroz, algodón, café, madera y tabaco.

Este espacio fue la diversión de muchos, pues era fantástico correr hacia la estación del ferrocarril con el deseo de ver esta máquina. En este hilar de historias, la llegada del autoferro a la ciudad, un tremendo animal negro, hacía parte del paseo dominical.

Fuente de la noticia

Publicidad
Click para Comentar

Deje un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Tendencia