14.3 C
Bogotá
sábado, octubre 31, 2020

‘Pedro el Escamoso es como María la del Barrio’

Debe Leer

Varias candidatas al título: Presentaron ciclistas de la Vuelta a Colombia Femenina

Se conoció esta semana que se inscribieron cerca de 130 corredoras de 23 equipos, para la Vuelta a Colombia...

Etapa para Galvis y Camargo es nuevo líder de la Vuelta de la Juventud

Bienvenido has creado tu cuenta en EL TIEMPO. Conoce y personaliza tu perfil. El correo electrónico de verificación se enviará a Revisa...

Peluches, autos de lujo y tiburones congelados: los métodos más inauditos de los cárteles para traficar drogas

Los narcotraficantes han usado diferentes formas para el trasiego de drogas (Foto: Especial) El aviso llegó en 2019 al gobierno...

Así como muchas mujeres se sienten orgullosas de llevar una Betty la fea en su corazón, la esencia de Pedro el Escamoso es tan profundamente latinoamericana que sus iguales siguen campantes, con sus poses y sus ‘visajes’, y nadie duda en llamarlos ‘escamosos’ con cariño, porque la historia de Pedro Coral Tavera les dio un lugar de honor en el mundo.

Los de su estirpe se las saben casi todas. O se las inventan (preferiblemente esto último). Están pa’ las que sean, y más si es para empujar una tractomula varada en subida. Su fantochería es leyenda, y muchos Pedros Coral siguen en sus andanzas en estos tiempos de redes sociales, cuando han encontrado un universo que los aplaude y los avala, porque están lejos de tenerle miedo al ridículo.

Pedro el Escamoso irrumpió en la televisión en el 2001, después de Yo soy Betty la fea. Estuvo más de dos años al aire, con 452 capítulos. Su protagonista es hijo legítimo de los libretistas Dago García y Luis Felipe Salamanca.

Tenía un par de botas que no se quitaba nunca, una melena exótica, una ropa estridente y un baile que muchos aprendieron, el famoso pirulino, con sus pasos a lo Pedro Coral.

García y Salamanca lo escribieron, pero el que le dio vida y chispa fue el actor Miguel Varoni, el galán del momento, que ya había tenido una experiencia humorística con el personaje de Manuel Efe Cuadrado en la primera versión de Las Juanas.

Varoni vive hoy en Estados Unidos, es vicepresidente y director creativo de Telemundo Studios y Telemundo International Studios. Por estos días trabaja en la locación de La suerte de Loli, una nueva serie del canal estadounidense de la que es productor ejecutivo.

A través del teléfono se oye cómo habla con los técnicos y la gente de producción. Los saluda, les pregunta por su vida, y de pronto llegan unas seguidoras que le piden una foto.

Solicita un momento y sigue allá, les cuenta que aunque anda trabajando, no siempre se la pasa con ropa tan deportiva (habla de unas bermudas) y se alcanza a escuchar que les da beso (suenan al menos tres). Les agradece su cariño.}

A los 56 años (nació en diciembre de 1964), es uno de los colombianos que más lejos ha llegado en la televisión de Estados Unidos, donde, además, se desempeña como director.

Su cargo actual es muy importante, pero, sin duda, para la gente del común, la que ve televisión, siempre será Pedro Coral Tavera, mejor conocido como Pedro el Escamoso, ese ser que para la identidad popular de este continente seguirá reproduciéndose.

Pedro el Escamoso vuelve hoy a la televisión, a las 9:30 p. m., “un personaje muy femenino, comparable con María la del Barrio, muy a lo Thalía”, como dice Varoni. Y también, “una telenovela en la que invertimos los roles clásicos, en los que los hombres sufrían y lloraban por amor”, como la define García, ahora vicepresidente de Producción del canal Caracol.

Varoni habló con EL TIEMPO, días después de que grabó un video en el que nuevamente movía su cuerpo con El pirulino y señalaba lo inevitable:

“Vuelve Pedro.
Vuelve una estrella.
Pa’ las que sea, mijo”.

¿En qué momento dijo ‘sí, yo soy Pedro’?

Hace 20 años, y es ese tiempo: el internet era lento, y las cosas no llegaban a las velocidades de hoy. Dago García me llamó por teléfono y me dijo: ‘Brother, le voy a dejar en la portería un monólogo. Mírelo y me cuenta’. Yo empecé a leerlo y de inmediato me sentí Pedro.

Estaba con Kathy (Katherine Siachoque, también actriz), mi esposa, y ella dijo: ‘Esto hay que hacerlo’. Negociamos, y durante octubre del 2000 solo fueron ensayos. Hace 20 años estábamos ensayando.

¿Es cierto que las botas de Pedro se las puso usted?

Sí. Cuando estábamos grabando Las Juanas fuimos a una gira en Venezuela y nos invitaron a una fábrica de botas, donde me regalaron varios pares, que usé mucho, tuve mucha vida con ellas. El día de la prueba de vestuario, yo salía del baño, abrí el clóset y ahí estaban precisamente las que más usaba, vueltas nada, desbaratadas, pero sin duda eran esas. Las llevé, y Dago me dijo: ‘No sea malo, regáleselas a Pedro’. Y ahí empezó la vida del personaje con sus muy famosas botas.

¿Y la exótica melena del personaje?

También, idea de Kathy. Ella me decía que estaba muy bien y muy chévere como me veía en los ensayos, pero que faltaba algo, y me llevó a una peluquería donde me pusieron extensiones. Fue ahí cuando Pedro quedó como gallo de pelea.

¿En qué momento usted se da cuenta de que Pedro el Escamoso es un éxito?

Los sucesos son relativos y especiales, se pueden hacer mil cosas y no pasar nada; por eso, cuando suceden hay que ser muy agradecidos.

Y hubo dos hechos en un mismo día que me dijeron que Pedro era un éxito. Todo empezó cuando salí de la grabación y fui a la dentistería, y al llegar al consultorio sentí al odontólogo muy emocionado, hablando de la novela y haciéndome preguntas. Eso me gustó, me llamó la atención.

Al terminar la consulta me regresé a la grabación caminando. Grabábamos en los estudios de la desaparecida programadora Punch, en el Park Way de Bogotá. Pasando una calle me cerró un bus escolar y se bajaron todos los estudiantes que iban allí, ya de regreso a su casa, a pedirme autógrafos.

Algo así no me había pasado nunca. Por eso, cuando me encontré con el director de la telenovela, Juan Carlos Villamizar, y le conté lo que acababa de vivir, lo rematé diciéndole: ‘Yo creo que la sacamos del estadio’.

¿Cuál es su visión de Pedro?

Que es un tipo tierno, no bobo, no tonto, alguien bueno, muy dulce, que la embarraba por hue… Nunca sabía en qué se metía, pero necesitaba quedar bien con la gente, era una vaina muy jodida, y él, de verdad, no lo podía evitar.

Y, como dice Dago García, también es un personaje femenino…

Claro, así lo plantearon ellos. Pedro el Escamoso tenía alma de mujer, ese era su connotación más especial. De hecho, él nunca tuvo sexo con otra mujer distinta a la doctora Paula, mientras que ella sí se acostaba con César Luis Freydell (representado por el argentino Javier Gómez). Ese Pedro fue la Thalía del momento, la María la del Barrio. Sin duda, y siempre lo diré: Pedro el Escamoso fue una historia bella en la que los tipos eran amorosos.

Pero antes, en 1997, usted hizo un personaje muy divertido en Las Juanas, Manuel Efe Cuadrado.

Manuel Efe era malísimo y divertido al mismo tiempo. Tenía planes A, B, C, D y todos le salían mal. Yo siempre digo que era como el Coyote del Correcaminos.

Ahora que vuelve Pedro el Escamoso y en el mundo de hoy es posible que haya críticas hacia algunos personajes que en este momento estarían fuera de tono del movimiento de no agresión a la mujer o de abuso a la mujer, ¿qué opina?

Nosotros hacemos dramatizados, novelas para entretener. No por lo que sucede ahora no se va a poder contar que un hombre trata mal a su familia. Todas las historias merecen ser contadas.

Ahora bien, si uno es actor debe hacer lo que diga el personaje. En La casa de al lado yo era un hombre que les pegaba a sus hijos, y yo no tengo hijos.

Por ejemplo, que a mí me toque hacer un hombre que odie a las mujeres y cree que ellas deben quedarse en la casa, eso es una representación. No importa qué opine yo del personaje, me contratan para eso, es mi decisión hacerlo o no. No puedo condicionarlo o decir que si me pasan un libreto que dice que soy Stalin o Hitler no hago ciertas cosas. Hoy, 20 años después, no ando como Pedro, no me la paso chupando colombina ni diciendo sus libretos. Yo hice a Pedro.

Y sobre la agresión a las mujeres, yo, Miguel Varoni, soy promujer. Perdí a mi papá cuando tenía cuatro meses, y mi mamá (la actriz Teresa Gutiérrez) me crió y me sacó adelante.

Repito: mis personajes están para ser representados y para generar opinión. Otra cosa es que en mi vida privada yo haga algo malo, eso es muy diferente.

Una de las más recientes series de las que ha sido productor ejecutivo fue Cien días para enamorarnos.

Es una de las más exitosas en Netflix, le ha ido muy bien en Argentina y México. Cuando la pasamos por canal abierto, no tuvimos los números deseados, pero en la plataforma sí. Está peleando el primero y segundo lugar en varias partes, y no me cambio por nadie con lo que veo que pasa con esta producción.

¿Cómo ha sido su trabajo en este tiempo de pandemia?

Nos tocó parar Cien días para enamorarnos durante cuatro meses. Retomamos el 6 de julio pasado, y se grabó durante cuatro semanas en medio de la pandemia, no hubo más.

Cuando tuvimos que cortar por la situación, Marcos Santana, presidente de NBCUniversal Telemundo Internacional, trabajó muy fuerte en ver cómo se hacía para volver sin que peligrara la salud de las personas. Se hicieron ejercicios muy serios, con exámenes diarios. Hubo positivos que se aislaron y cuando ya se recuperaron, volvieron.

¿Qué piensa que pasó con la televisión en medio de la emergencia?

Se convirtió en una gran oportunidad para distraer a la gente encerrada en su casa, y eso ha sido muy importante para el medio.

¿Y cuáles son sus planes laborales?

Empezamos a grabar La suerte de Loli, con Silvia Navarro. Hay que trabajar, buscarle la vuelta a este tema, cuidándonos mucho todos. En México, también ya se están retomando las grabaciones que quedaron pendientes.

Nosotros seguimos haciendo televisión para el mercado hispano, distinta a la que se puede hacer en Colombia para los colombianos. Nuestros televidentes son mexicanos en su mayoría, pero cubrimos un espectro muy grande de latinos, con una programación y ritmos especiales. Telemundo llegó más tarde al mercado, pero es un canal con mucho nervio y dinamismo. No necesariamente nos va bien siempre, pero hemos ido ganando terreno y llegando de muchas formas, con producciones como Sin senos sí hay paraíso, La reina del sur, El señor de los cielos.

No le tengo miedo al bicho de covid-19, pero sí mucho respeto. Y sigo trabajando con ese respeto.

OLGA LUCÍA MARTÍNEZ ANTE
CULTURA
EL TIEMPO

Artículo Fuente

Últimas Noticias

Varias candidatas al título: Presentaron ciclistas de la Vuelta a Colombia Femenina

Se conoció esta semana que se inscribieron cerca de 130 corredoras de 23 equipos, para la Vuelta a Colombia...

Etapa para Galvis y Camargo es nuevo líder de la Vuelta de la Juventud

Bienvenido has creado tu cuenta en EL TIEMPO. Conoce y personaliza tu perfil. El correo electrónico de verificación se enviará a Revisa tu bandeja de entrada y...

Peluches, autos de lujo y tiburones congelados: los métodos más inauditos de los cárteles para traficar drogas

Los narcotraficantes han usado diferentes formas para el trasiego de drogas (Foto: Especial) El aviso llegó en 2019 al gobierno mexicano: decenas de tiburones congelados...

Horacio Serpa y su legado político

Horacio Serpa Uribe, reconocido líder político colombiano, falleció a sus 77 años. Egresado de la Universidad del Atlántico en Barranquilla de la carrera de...

Más noticias