14.3 C
Bogotá
sábado, octubre 31, 2020

¿Qué hacer con el Hospital San Juan de Dios?

Debe Leer

EN VIVO: siga acá la fecha 17 del fútbol colombiano

El juego entre Jaguares y Envigado abre a esta hora, la fecha 17 de la...

Varias candidatas al título: Presentaron ciclistas de la Vuelta a Colombia Femenina

Se conoció esta semana que se inscribieron cerca de 130 corredoras de 23 equipos, para la Vuelta a Colombia...

Etapa para Galvis y Camargo es nuevo líder de la Vuelta de la Juventud

Bienvenido has creado tu cuenta en EL TIEMPO. Conoce y personaliza tu perfil. El correo electrónico de verificación se enviará a Revisa...

Hablar del Hospital San Juan de Dios no es solo hacer referencia a un complejo de 24 edificios, hoy en deteriorado estado, sino a un emblemático sitio de la capital del país que simbolizó el avance de la medicina y la atención en salud que atendió a los ciudadanos sin distingo de estrato.

Allí estaba ubicado, por ejemplo, el Instituto Inmunológico Nacional, en el cual el científico Manuel Elkin Patarroyo tuvo su laboratorio. En ese lugar inició la investigación de la vacuna contra la malaria. Hoy, aún se conservan dichos laboratorios.

En el edificio San Roque, donde funcionaba el área de hematología (daban diagnóstico y control a varias enfermedades), las ventanas y los pasillos fueron diseñados específicamente para que el viento se lleve las bacterias. En 1914 no existían sistemas de ventilación como los de hoy.

(Vea también: Alerta por proyecto que recorta las vacaciones a los congresistas)

Este sitio, desde su cierre, fue abandonado por años, hasta que, en 2014, recibió un nuevo oxígeno para su recuperación. Pero el aire se empieza a acabar de nuevo, en medio de peleas políticas que ocupan las redes sociales mientras los ciudadanos claman por mejor atención en salud en la capital.

Por ello, este lunes una comisión integrada por reconocidos, médicos, arquitectos, patrimonialistas, economistas y políticos, realizó una serie de recomendaciones para que el San Juan de Dios vuelva a estar al servicio del país.

Estas son las recomendaciones

1. Reivindicamos la necesidad de recuperar la ecuanimidad y la veracidad en el debate sobre el San Juan de Dios. El acento de la deliberación y de las decisiones públicas venideras debe ponerse en la calidad y cobertura de los servicios de salud pública que prestará el complejo hospitalario, garantizando el cumplimiento de la Ley 735 de 2002 y demás normas de derecho público pertinentes, así como de los estándares adecuados de conservación patrimonial.

El Complejo Hospitalario San Juan de Dios no debe convertirse en un episodio más de la desafortunada tradición bogotana, en la cual las peleas políticas tienden a prevalecer sobre la solución de los problemas estructurales de los bogotanos.

2. El Complejo Hospitalario San Juan de Dios, como lo disponen las normas relacionadas con su uso, debe ser un proyecto 100% público, con vocación universitaria, en consecuencia con su historia y tradición. Instamos a la Universidad Nacional de Colombia y a la Alcaldía Mayor de Bogotá a concretar esta posibilidad y a que los requerimientos dotacionales y los diseños de detalle se desarrollen con esta lógica.

Así mismo, creemos que el proyecto educativo a desarrollar debe trascender el área de la medicina, apostando a la formación científica y humanista de miles de futuros profesionales en distintas disciplinas.

3. El Gobierno Nacional y la Administración Distrital deben comprometerse con la recuperación integral del Complejo Hospitalario San Juan de Dios como epicentro de la investigación científica en Colombia. En este complejo se alcanzaron hitos educativos, asistenciales y de investigación trascendentales: en materia educativa, fue aquí donde se fundaron la primera escuela médica (José Celestino Mutis 1802), la Universidad Central (Francisco De Paula Santander, 1826) y la Universidad Nacional de los Estados Unidos de Colombia (1867) y se originaron los estudios generales de medicina y las especialidades y subespecialidades, a lo largo del siglo XX.

4. Hacemos un llamado al Gobierno Nacional para que asuma su cuota de responsabilidad en la recuperación integral del Complejo Hospitalario San Juan de Dios, como lo ordena la Ley 735 de 2002. A la fecha, los recursos aportados por la Nación en este propósito han sido mínimos, incumpliendo este deber legal.

5. El Complejo Hospitalario San Juan de Dios debe comprenderse en lógica integral y sistémica, reconociendo que se trata de un conjunto de 24 edificaciones y espacios públicos de inmenso valor patrimonial, histórico y arquitectónico, razón por la cual fue declarado Monumento Nacional en 2002 y fue objeto de la formulación de un Plan Especial de Manejo y Protección -PEMP-, aprobado por el Consejo Nacional de Patrimonio Cultural en 2016. La Nación, el Distrito y los ciudadanos debemos trabajar para saldar la deuda de haber permitido que el San Juan de Dios llegara al lamentable estado de abandono en el que se encuentra.

Hoy, este complejo debe adaptarse y ofrecer a la ciudad soluciones del más profundo calado en materia de salud pública, educación superior, investigación científica, conservación patrimonial, expresión cultural y goce del derecho a la ciudad. La cuestión de la Torre Central es de gran relevancia, pero allí no se agota la discusión sobre el San Juan de Dios.

6. Para esta Comisión resulta evidente que no es viable el funcionamiento de un hospital moderno en las actuales instalaciones de la Torre Central. Así mismo, consideramos que la primera prioridad del nuevo Complejo Hospitalario San Juan de Dios debe ser el funcionamiento de un hospital de alta complejidad, a la vanguardia internacional en materia científica, tecnológica, educativa y asistencial.

Sería equivocado renunciar a esta aspiración y aceptar una operación hospitalaria de menor calidad, a son de encuadrar el nuevo hospital dentro de las actuales instalaciones de la Torre Central.

El documento fue firmado por los congresistas José Daniel López, Gabriel Santos y Antonio Sanguino. Igualmente el presidente de la Sociedad de Mejoras y Ornato de Bogotá, Carlos Roberto Pombo; el economista Germán Ricarute, el médico Jorge Alberto Ospina, quien trabajó en el Hospital San Juan de Dios, el presidente de Probogotá, Juan Carlos Pinzón; el director del Hospital San Ignacio, Julio César Castellanos; el director del Instituto Distrital de Patrimonio, Mauricio Uribe y la Consejera Territorial de Planeación, Mónica Aldana.

POLÍTICA



Fuente de la Noticia

Últimas Noticias

EN VIVO: siga acá la fecha 17 del fútbol colombiano

El juego entre Jaguares y Envigado abre a esta hora, la fecha 17 de la...

Varias candidatas al título: Presentaron ciclistas de la Vuelta a Colombia Femenina

Se conoció esta semana que se inscribieron cerca de 130 corredoras de 23 equipos, para la Vuelta a Colombia Femenina, del 7 al 11...

Etapa para Galvis y Camargo es nuevo líder de la Vuelta de la Juventud

Bienvenido has creado tu cuenta en EL TIEMPO. Conoce y personaliza tu perfil. El correo electrónico de verificación se enviará a Revisa tu bandeja de entrada y...

Peluches, autos de lujo y tiburones congelados: los métodos más inauditos de los cárteles para traficar drogas

Los narcotraficantes han usado diferentes formas para el trasiego de drogas (Foto: Especial) El aviso llegó en 2019 al gobierno mexicano: decenas de tiburones congelados...

Más noticias