14.3 C
Bogotá
domingo, octubre 25, 2020

“Sal de la tierra”, un concierto para reencontrarse con Cepeda

Debe Leer

Análisis: el final del Giro de Italia, cuestión de pocos conocidos

El mundo del ciclismo está familiarizado con hombres y nombres como Chris Froome, Nairo Quintana,...

El plan de la Fiscalía para ayudar a frenar crímenes contra ex-Farc

Juan de Jesús Monroy Ayala, excombatiente de las Farc conocido en la guerrilla como Albeiro...

Puertos de Urabá, parados por lío con Unidad de Restitución de tierras

La primera vez que Maribel López escuchó sobre un puerto en Turbo, en zona de...

'Las locuras mías': Silvestre Dangond flechó a sus fans con su nuevo álbum [VIDEO]

Silvestre Dangond volvió a enloquecer a su fans con el lanzamiento de su sencillo ‘Las locuras mías’ y que a...

La capacidad de reinvención del cantautor bogotano Andrés Cepeda sorprende. Siempre tiene un as bajo la manga en materia artística y el confinamiento fue el espacio propicio para crear nuevas propuestas y emociones que pronto llevará a su público. Si bien al inicio de la contingencia tuvo la oportunidad de brindar un concierto virtual que planeó cuando veía la inminencia del encierro, las ideas volaron esta vez un poco más allá, o tomaron profundidad.

Andrés Cepeda demuestra en cada proyecto que se le mide a cualquier circunstancia y si la virtualidad es una herramienta que se puede adaptar a muchos factores, él sí que la sabe aprovechar, como bien dijo en rueda de prensa, empieza a dar pasos para volver a mover los engranajes de la industria musical y con su buena vibra, acompañado de buenos patrocinadores, dio a conocer su más reciente espectáculo, un concierto desde un hermoso lugar, la Catedral de Sal de Zipaquirá.

Se trata de un lugar especial desde lo visual y lo acústico, que le va a permitir al cantautor presentar en tres formatos diferentes su extenso repertorio, haciendo un recorrido desde lo clásico, hasta lo más reciente representado en su álbum “Trece”, que ha sido nominado a los Premios Grammy Latinos en la categoría “Mejor álbum pop tradicional”, categoría que también comparte su álbum “Compadres”, trabajo realizado con su gran amigo Fonseca.

Andrés Cepeda se toma la Catedral de Sal de Zipaquirá este viernes 2 de octubre desde las 8 de la noche y junto a su magnífico equipo y músicos, reunidos después de seis meses de silencio, dará rienda suelta a un espectáculo sin precedentes en un lugar único. El cantautor está feliz de regresar, extrañaba a su “familia musical”, y el momento del reencuentro ha llegado en este maravilloso escenario.

“Decidimos hacer un esfuerzo especial, botar la casa por la ventana y aprovechar al máximo las posibilidades técnicas y artísticas que nos brinda la Catedral de Sal de Zipaquirá para presentar un show que se convierta en un referente, para que los colombianos se sientan orgullosos de este sitio, y los que lo verán en otros países conozcan este tesoro que tenemos en Cundinamarca, además de apreciarlo desde casa”, indica un emocionado Cepeda.

Prueba superada

“Hacer este concierto requiere de una logística y pruebas especiales. Conlleva el trabajo de mucha gente y como el sector debe reactivarse, que mejor manera que empezar con trabajo para todos, por lo que “Sal de la tierra” es algo genuino capaz de transformar”, advierte el cantautor.

La idea de Andrés Cepeda es que su evento sea un punto de partida después de estos meses de reflexión y aprendizaje, para “salir de la tierra” y pisar la superficie como agentes de transformación hasta que se encuentre una mejor realidad, por eso el título de su concierto le pareció interesante, además de ser claro al recrear el lugar donde se llevará a cabo.

Cepeda indica que siempre pensó en ese sitio mágico para algún día hacer un concierto, y en estos meses de tanto tiempo libre para meditar, la idea regresó, empezó a tejer el sueño, que aunque loco y con condiciones que lo convierten en un reto, le dieron a entender valía la pena intentarlo y realizarlo.

De otra parte confiesa, que su ilusión no claudica y pese a los años de carrera que lleva a cuestas, lo que más le emociona es que sus sueños de ‘pelaíto’ que quería hacer música allí, se mantienen y son la conexión perfecta para encontrarse con su imaginación.

Un concierto virtual encaja perfecto con el lugar, algo que puede ser muy complejo si se trata de un evento real, además quiere destacar ese lugar bonito que tiene Cundinamarca y Colombia, el único templo de sal bajo tierra que hay en el mundo, de otra parte le encantó la analogía que se podía hacer con el título del proyecto.

Andrés Cepeda se “embarcó” en esta locura, un reto muy grande que lo tiene ansioso y emocionado, pues se trata de un regreso a los escenarios y qué mejor manera de regresar, por tanto siente que será como emerger con su música para que sus seguidores puedan disfrutarlo desde casa.

“Sal de la tierra” cuenta con el apoyo de muchos amigos que permitieron empezar a ‘soñar’, a partir de allí empezó la logística, primero fue convocar los músicos, establecer repertorio, hay arreglos nuevos, hace mucho no tocaban en la banda, entonces tocó ponerse en forma. El reto más grande según Cepeda, es el del personal de la parte técnica, tienen que hacer que la banda suene en la profundidad de los socavones y otro desafío es el del director Mario Valencia, quien debe hacer que sea posible televisivamente, es mucho trabajo, equipos y protocolos complejos que se magnifican por la temporada que se está viviendo.

Para tener en cuenta…

Al tomar la decisión de escoger la Catedral de Sal para su concierto, Andrés Cepeda también adelantó una investigación sobre las condiciones del lugar que está a 180 metros bajo tierra y sus implicaciones sobre la voz por la salinidad de la atmósfera y otros factores a tener en cuenta.

Lo primero que encontró es que resulta prácticamente imposible que el Covid-19 se propague en esas condiciones, también aprendió que esa salinidad favorece el funcionamiento del aparato vocal y que no les va a faltar el aire, por tanto no habrá dificultad extra.

Otra buena noticia tiene que ver con el tema acústico, se trata de unas bóvedas muy grandes de piedra que por su textura hacen que se difundan muy bien los sonidos. La parte visual con luces y montaje del escenario, tiene los mejores fondos para los efectos, toda vez que el espacio tiene unas virtudes naturales.

Cepeda y sus músicos tendrán la imaginación a mil, ese día no habrá público en frente, entonces deben sentirlo de tal manera que el concierto tenga la misma energía de un presencial.



Fuente de la Noticia

Últimas Noticias

Análisis: el final del Giro de Italia, cuestión de pocos conocidos

El mundo del ciclismo está familiarizado con hombres y nombres como Chris Froome, Nairo Quintana,...

El plan de la Fiscalía para ayudar a frenar crímenes contra ex-Farc

Juan de Jesús Monroy Ayala, excombatiente de las Farc conocido en la guerrilla como Albeiro Suárez, había abandonado las armas...

Puertos de Urabá, parados por lío con Unidad de Restitución de tierras

La primera vez que Maribel López escuchó sobre un puerto en Turbo, en zona de influencia de Nueva Colonia, creyó...

'Las locuras mías': Silvestre Dangond flechó a sus fans con su nuevo álbum [VIDEO]

Silvestre Dangond volvió a enloquecer a su fans con el lanzamiento de su sencillo ‘Las locuras mías’ y que a las pocas horas del estreno...

Más noticias