Connect with us

Cesar

Vallenatos le volvieron a ver la cara al Santo Ecce Homo 

Publicado

en

Vallenatos le volvieron a ver la cara al Santo Ecce Homo 

POR NINOSKA REYES URDANETA 

Con distancia, aforo controlado y el tapabocas como amuleto para implorar ante Dios la pronta superación de la pandemia, los vallenatos vivieron en la nueva Catedral, el día su patrono Santo Ecce Homo; volvieron a mirarle su rostro en procura del santo milagro y pedirle por el bienestar de los habitantes del municipio y del departamento del Cesar.

Ocho eucaristías, desde las 4:00 de la mañana, hasta las 6:00 de la tarde permitieron reunir a la feligresía, que aunque no pudieron vivir su encuentro en la acostumbrada procesión en la plaza Alfonso López, en el templo se respiraba fe, devoción y arraigo católico, entre una sociedad que espera superar las adversidades que desde el año pasado ha dejado la pandemia por el Covid-19.

A las 10:00 de la mañana se realizó la Misa Mayor, presidida por monseñor Oscar Vélez Isaza, obispo de la Diócesis de Valledupar, y a la que asistieron el alcalde de Valledupar, Mello Castro, autoridades civiles y militares de la localidad. A Monseñor lo acompañaron los párrocos de la Diócesis que durante el día se encargaron de ofrecer las misas.

A la Catedral Santo Ecce Homo solo se permitió un aforo del 15% de la capacidad del templo, lo cual se tradujo en no más de 400 personas, pero que a través de las redes sociales el mensaje se hizo masivo, ya que la eucaristía fue transmitida por los canales virtuales de la Diócesis de Valledupar, junto a medios radiales y televisivos de la localidad.

Las sillas dispuestas con cierta distancia, hombres y mujeres vestidos de blanco por solemnidad al patrono y sus miradas fijas al santo, era el ligero ambiente que en la iglesia se observaba. Más de uno con sus manos entrelazadas imploraban a Jesús por sus adversidades, mientras los solemnes cantos religiosos provocaban llanto y nostalgia entre todos.

Las Catedral Santo Ecce Homo se convirtió en el sitio perfecto para tan importante celebración, sus espaciosa infraestructura permitió cuidar los protocolos de bioseguridad y mantener el distanciamiento entre los fieles.

SIGUE REVIVIENDO 

Monseñor Oscar Vélez Isaza, obispo de la Diócesis de Valledupar, destacó en su mensaje que por primera vez se celebró la fiesta del patrono Ecce Homo, en su casa, que es la casa común de la Iglesia de Valledupar. Gracias a Dios porque, a pesar de las restricciones de la pandemia, se logró la congregación.

En estos tiempos a todas las víctimas del Covid-19, tanto en su salud como en la economía, Jesús revive hoy su pasión. En esa carne humana, Jesús compadece a quienes son obra de sus manos y beneficiarios de su redención.

“Jesús el Ecce Homo, sigue reviviendo hoy su condena, su pasión y su muerte. Primero es su pueblo la Iglesia, segundo la humanidad que sufre y tercero por la creación entera. Jesús se identifica con la Iglesia que es su cuerpo”, dijo Monseñor.

Reiteró que la Iglesia no puede comprar adiciones y aplausos, negociar sus principios en el evangelio, además de las persecuciones que no faltan en el mundo de hoy. Hay quienes quieren que la Iglesia se silencie y no pregone sus convicciones,  quieren que reduzca su acción a la sacristía. El Evangelio no es negociable, siempre defenderá la vida desde su concepción, defenderá el matrimonio y la familia como están en el plan de Dios, y la libertad religiosa para anunciar el evangelio.

El Ecce Homo continúa siendo condenado, crucificado a pesar de su inocencia. Jesús se identifica con la humanidad que sufre, los pobres, las víctimas de la violencia, desempleados, los sin techo, desplazados y ahora las víctimas del Covid-19, son también hoy el cuerpo de Cristo sufriendo.

El Señor sigue reviviendo su pasión, no puede haber anuncio del evangelio sin compromiso con el hombre sufriendo, así lo ha proclamado siempre la Iglesia. “Este es el hombre cuando reconocemos a Jesús en cada uno de ellos y acudimos en su socorro”, dijo.

SALVAR EL PLANETA 

Monseñor Vélez Isaza agregó “la tierra es nuestra hermana, así lo decía San Francisco, el hermano universal; la misión que confió el creador con respecto a las demás criaturas, no fue para convertirnos en dominadores, sino para ser guardianes, sus cuidadores y protectores.

Nuestra tarea es cuidar y curar, hoy no puede entenderse la fe en Jesucristo, que es la palabra por medio de la cual se ha hecho todo, sin un compromiso efectivo y afectivo con la naturaleza, sin una particular sensibilidad y defensa del medio ambiente y de la ecología integral. No solo hay que salvar al hombre, hay que salvar el planeta que Dios ha confiado a nuestra responsabilidad”.

Existe una inevitable interdependencia de todos los seres creados por Dios, se necesitan los unos a los otros, todo abuso sobre la creación termina afectando al mismo hombre.

“Se requiere un cambio de mentalidad, el cultivo de una nueva sensibilidad frente a todas las criaturas de Dios, la conversión ecológica para proteger el hábitat humana, hemos de cambiar muchos de nuestros hábitos personales y sociales, además de muchas de las políticas públicas para afrontar el cambio climático, proteger las fuentes hídricas, que son nuestra vida misma”.

Mello Castro, alcalde de Valledupar, acudió a la Misa Mayor junto a la primera Gestora, Laura Sierra y su equipo de Gobierno, afirmando que ayer fue un día especial para el municipio, se honró al santo patrono.

“Esperamos recibir muchas bendiciones del Santo Ecce Homo, para que Valledupar pueda salir de esta pandemia, por ello exhortó a la ciudadanía a cumplir con el plan de vacunación, debemos cuidarnos y cuidar a los demás. Dios permitirá volver a la normalidad”, afirmó.

MISIÓN DE FE 

Entre los fieles se encontraba Aura Daza, quien con lágrimas en sus ojos y una medallita de los milagros en su mano, afirmó que tener el corazón lleno de gozo al poder observar de nuevo el rostro triste de su patrono, el mismo que la carga de fe y devoción en espera de un mundo mejor.

Los caballeros del Santo Ecce Homo y la Hermandad de Jesús de Nazareno, también estaban presentes. De rodillas y su mira firma ante su patrono afirmaron que servirán a Jesús hasta el último minuto de sus vidas.

Tal es el caso de Gonzalo Arzuza, quien afirmó que desde que era niño la devoción al Santo Ecce Homo ha sido el pilar de su familia. “Cuando fui creciendo, empecé a darme cuenta de los importante que era para nuestra región y Valledupar el Lunes Santo, desde entonces he seguido siendo un fiel seguidor y creyente del Santo Ecce Homo, que el Jesús mismo”.

Recordó que todos los milagros en su vida, han sido obra de Jesús Ecce Homo. “Pido a la gente de Valledupar seguir adorándolo para que nos cuide, nos proteja, nos salve y mantenga viva la fe y crezca cada día en cada uno de los vallenatos”.

Silvio Cuello, miembro de la Hermandad de Jesús de Nazareno, comentó que desde niño su madre lo ofreció a la hermandad, y por ello “sigo esta tradición hermosa, religiosa cargada de fe ante Dios. Su adoración debe hacerse todos los días y en esta Semana Mayor hay que demostrar reflexión, serenidad y el acompañamiento a nuestro Jesús”.

VIVIR EN CRISTO 

Padre Iver de La Cruz, párroco de la Catedral Santo Ecce Homo, manifestó que en esta Semana Santa el mensaje a los fieles es que Dios es el mismo ayer, hoy y siempre. La Palabra de Dios es permanente, eso hace que la fe sea estable. “Solo cambian las circunstancias en los fieles, en momentos de dolor y dificultades; y justo en estos momentos difíciles que enfrenta la sociedad, el llamado es la vivir en Cristo y es lo que celebramos en estos días santos”.

La fiesta religiosa culminó a las 6:00 de la tarde con otra eucaristía central presidida por Monseñor Vélez Isaza. Fue bendecida la réplica del Santo Ecce Homo que permanecerá en la Catedral para siempre.

Fuente de la noticia

Publicidad
Click para Comentar

Deje un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Tendencia